El freno a la innovación y un no acuerdo: un escenario posible ante el Brexit

Ayming y Madrid Network organizan un desayuno para el tejido empresarial madrileño

 

Madrid Network, en colaboración con Ayming, grupo internacional de consultoría, y uno de los miembros de la red, ha organizado la jornada “Brexit: Después de la salida, ¿A qué se enfrentan nuestros negocios?”, donde se han debatido los efectos del Brexit en materia de innovación, aduanas e impuestos indirectos y especiales.

El Brexit puede convertirse en un freno para la innovación en Reino Unido, al limitar el acceso, tanto al conocimiento más avanzado, como a la posibilidad de compartir expertise.

La presentación corrió a cargo de Gema Sanz, responsable de Desarrollo de Negocio de Madrid Network, y Laura Delgado, socia directora de Ayming, quienes explicaron que el objetivo de este desayuno es preparar a las empresas ante los distintos escenarios del Brexit.

 

Posteriormente, intervinieron Teresa Riesgo, directora general de Investigación, Desarrollo e Innovación del Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades, quien aseguró que “existe una fuerte colaboración entre España y Reino Unido en materia de ciencia e innovación. Tras el Brexit, ambos países, deberían mantenerse unidos para evitar una pérdida en el avance científico vinculado con la innovación, porque sin ello no existe progreso”.

Sara Cebrián, consejera en Ciencia e Innovación de la Embajada Británica en España  recordó que “los proyectos del Reino Unido han recibido subvenciones que superan 6.000 millones de euros, un 13% de la financiación total y que el país es el segundo partner más importante de España en términos de proyectos desarrollados en conjunto en el marco del H2020, casi 2.300 desde su comienzo. Además, cerca de 5.000 científicos españoles están trabajando actualmente en Reino Unido”.

Salvador Garriga, economista, eurodiputado y portavoz de presupuestos, ha analizado el Brexit desde una perspectiva general europea, recordando que “está pendiente de aprobación el presupuesto europeo para los próximos 5 años y en ellos ya no se cuenta con Reino Unido, lo que tendrá consecuencias para la innovación o para la política agraria, por ejemplo, porque hay que compensar la aportación procedente de Reino Unido”. Desde su punto de vista, “los estados miembros de la UE tienen la sensación de cortar el nudo que existe actualmente con el país británico, tanto si sale de la UE como si no”.

Las consecuencias del Brexit para la innovación fueron explicadas por Javier Saldaña, director del Departamento de Innovación de Ayming, quien afirmo que “una salida de la UE y del EEE afectaría a la innovación y restaría competitividad a las empresas e instituciones británicas, al limitar su contribución futura en I+D”. Esto supondrá una limitación en la financiación dentro de los programas europeos, representando una restricción significativa para el desarrollo de la I+D en este país.

Marta Callejo, directora del Departamento Fiscal de Ayming, ha hablado sobre los efectos del Brexit sobre el IVA, las aduanas y los impuestos indirectos bajo los tres posibles escenarios: Brexit con acuerdo, sin acuerdo y la permanencia de Reino Unido en la UE.

En un Brexit con acuerdo, Reino Unido permanecería en la UE durante un periodo de transición durante el que todo se mantendría como hasta ahora, pero “finalizado el periodo de transición el 31 de diciembre de 2020 debería haberse negociado y ratificado un acuerdo

En un Brexit sin acuerdo, la directora del Departamento Fiscal en Ayming ha asegurado que Reino Unido será tratado como un país no perteneciente a la UE a efectos aduaneros “lo que tendrá efectos en materia de IVA y aduanas”.

Entre las principales consecuencias en materia de IVA se encuentra la directiva de aplicación de IVA, que ya no será de aplicación en el país británico. En materia aduanera, las relaciones con Reino Unido estarán reguladas por las normas de la Organización Mundial del Comercio “las mercancías serán despachadas por aduanas y será necesario liquidar el arancel correspondiente, así como los impuestos especiales si fueran necesarios”.

Rocío Frutos, subdirectora General de Política Comercial con Europa y Productos Industriales del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, afirmó que “el escenario del no acuerdo todavía sigue existiendo y las empresas deben prepararse para ello”. La salida de Reino Unido de la UE significará un aumento de las formalidades aduaneras, que llevarán más tiempo gestionarlas y afectarán especialmente a las mercancías perecederas. Actualmente, concluyó, el 50% de las empresas ya han elaborado un plan específico ante el Brexit y el 50% restante están trabajando en ello.

Con un animado café networking en el privilegiado entorno del Palacio de Santoña, asistentes y ponentes tuvieron ocasión de compartir opiniones y experiencias, finalizo el desayuno.

 

GALERÍA DE IMÁGENES