Monitorizar a nuestros profesionales en el entorno actual

Lo que no se mide, no se puede gestionar

 

Cómo y por qué monitorizar el impacto del COVID19 en mis equipos, fue el título del webinar que Madrid Network puso en marcha de la mano de uno de los miembros de su red, Tatum.

Gema Sanz, directora de Relaciones Institucionales de Madrid Network, agradeció a Tatum la puesta en marcha de los primeros webinar en el minuto cero del confinamiento. Con su iniciativa Madrid Network se anticipó a otras entidades en esta dinámica, que ha llegado de momento para quedarse y a la que hasta la fecha se han inscrito cerca de 3.000 participantes.

Eugenio de Andrés, socio de Tatum, explicó que estamos ante un nuevo partido. Nos han repartido cartas nuevas, aún no tenemos las reglas y tenemos que ver cómo seguir generando negocio en estos momentos de “anormalidad” hasta que tengamos una vacuna o tratamiento que nos haga retornar al anterior tablero de juego.

Los drivers que caracterizan este escenario van desde una hipocondria social, a más o menos miedo o sensibilidad ante el virus dependiendo de las personas. Aunque con diferente intensidad, existe riesgo emocional y psicológico.

De Andrés planteó la pregunta ¿por qué monitorizar la salud de los equipos es una necesidad o una estrategia inteligente en estos momentos? y argumentó: por las propias personas, para anticiparse a problemas que surgen del B2C, para cuidar y reforzar la reputación de nuestra empresa entre otras.

El  modelo que se  propone se inspira en el funcionamiento de la Fuerzas Armadas. ¿Qué aspectos monitoriza?.  El índice de confianza, riesgo emocional y el estado de salud. ¿Cómo funciona?. Con tres capas que llevan a un “sistema de monitorización diario”; un “sistema de información” para la toma de decisiones y activar protocolos; y otra capa de “inteligencia artificial” para identificar patrones. Y todo ello debe de ser medido para dar respuesta a los problemas y establecer pautas de comportamiento. Lo que no se mide no se puede gestionar. Nos enfrentamos a un modelo de trabajo en el que vamos a dar servicio a clientes como nunca lo habíamos hecho. No podemos mandar a nuestros empleados a la guerra sin antes darles armas, afirmó de Andrés. Nos jugamos nuestros clientes nuestras marcas.

Posteriormente se dio paso a la contestación de las preguntas que llegaron a través del chat.

 VIDEO