Neuroliderazgo: motor de cambio, diferenciación y productividad

Madrid Network ha organizado una masterclass sobre neuroliderazgo, de la mano del Javier Ontiveros, CEO de Quid Qualitas, miembro de la Red.

A lo largo de la mañana se fue generando con los asistentes un espacio de reflexión y debate en torno al neuroliderazgo y las competencias necesarias para los líderes empresariales de cualquier sector y tamaño, en este siglo XXI de continuos cambios y de desbordantes retos tecnológicos.

En su intervención Gema Sanz, responsable de Desarrollo de Negocio de Madrid Network, destacó el valor de la red como punto de encuentro de conocimiento y de innovación. Sin duda los nuevos estilos de liderazgo optimizan el rendimiento empresarial y las relaciones tanto con el equipo como con el cliente, lo que supone un incremento directo de la productividad.

Por su parte, Javier Ontiveros señaló en su masterclass que la transformación cultural será clave, poniendo a las personas en el centro. Los estilos de liderazgo eficaces marcarán la diferencia. De hecho, ya lo están haciendo.

Los primeros pasos a dar son evaluar el estado y niveles de competencias para el liderazgo en las personas clave de la empresas. En las pymes es fundamental que el CEO tome conciencia de esta evaluación a título personal como imagen ante todos (colaboradores, proveedores y clientes), y también como motor de cambio, diferenciación y productividad. Después cada organización podrá identificar y diseñar, con ayuda de expertos, el mejor camino para desarrollar las competencias necesarias a tenor de los resultados obtenidos.

No hay barreras fisiológicas: la neurociencia da muchas pistas, la neuroplasticidad de nuestro cerebro es clave, la neurogénesis (capacidad de generar nuevas neuronas) está presente hasta muy avanzada edad…, es cuestión de actitud.

Recabando opiniones de los participantes, el 30% afirman que sus empresas están en la era industrial o pasando de esta a la era de la información, el 35% ven más a sus empresas con estilos de liderazgo que se encuentran en la era de la información, un 25% se ven en transición de esta a la de la imaginación (neurolideres), y por último un 15% consideran encontrarse en la era de la imaginación.

Respecto a las 3 competencias que los neurolideres deben desarrollar y potenciar, los participantes mencionaron las 16 que contempla el modelo i4 de neuroliderazgo y las más repetidas fueron (en el orden en que aparecen): comunicación, adaptabilidad, balance, imaginación, influencia, generosidad, inspiración, curiosidad y coraje.

Con un animado café networking finalizó la jornada

 

GALERÍA DE IMÁGENES